¿Cómo hacer una instalación limpia de macOS Catalina?

En esta guía aprenderemos a hacer una instalación limpia de macOS. Un nuevo comienzo, nada de «actualizaciones que jamás quedan bien» o lidiar con un espacio libre que solo hace «disminuir» con cada actualización. 😅

Crearemos un instalador en el cual reposará una de nuestras manías más obsesivas, y donde también ganaremos un poco más de velocidad. Con suerte se solventarán algunos problema, tanto los reales como aquellos más psicológicos.

Nota: Las imágenes son de referencia. Todos los comandos están probados en macOS Catalina.

¿Qué Necesitamos?

Lo primero que debemos hacer es verificar que nuestro equipo es compatible con la versión de macOS que deseamos instalar. Apple siempre publica la lista de compatibilidad, por lo que es algo que podemos encontrar fácilmente por nosotros mismos en Google, escogiendo preferiblemente el resultado asociado a Apple.

Debemos contar con una memoria flash USB ya sea de tipo USB 3.0 o USB 3.1 aunque lógicamente también pudiera ser una más moderna con puerto USB-C. La capacidad de esta memoria tiene que ser de 8GB como mínimo.

Hacer un Backup

Antes que nada, con lo anterior ya verificado y en posesión de una memoria, ojalá que rápida, vamos a hacer una copia de respaldo de nuestros datos, o al menos de aquellos que no queremos perder.

En nuestro caso podemos hacer uso de Time Machine o cualquier otro software similar. Yo personalmente tengo mis datos en discos externos y siempre habilito la sincronización de la carpeta Desktop y Documents con iCloud Drive.

Sea como fuese resguardar nuestros datos es algo fundamental y que debiéramos tomar con mucha seriedad.

Descargar macOS

El otro paso  obligatorio es descargar la instalación de macOS. Para esto abrimos la App Store y en el buscador de la misma introducimos macOS, patrón de búsqueda que nos devolverá, entre otros resultados, la instalación más resiente de macOS.

Acto seguido descargamos la instalación.

Una vez finalizada la descarga se nos abrirá automáticamente la ventana del instalador:

Al ver esta ventana tenemos la confirmación de que el instalador de macOS Mojave se ha descargado. Si deseáramos solo actualizar pues seguiríamos adelante presionando el botón Continue, pero en esta guía vamos a por una instalación limpia, desde cero.

Dicho lo último este asistente no nos sirve de nada, así que cerramos la ventana y proseguimos al siguiente paso.

Advertencia

Antes de proseguir, mi consejo sería retirar cualquier dispositivo de almacenamiento que tengamos conectado a nuestra Mac, más de uno ha volcado por equivocación el instalador sobre su disco duro externo donde guarda su información.

Otro aspecto a tener en cuenta es que nuestra memoria no puede estar en formato APFS, si este es el caso obtendremos un error al intentar crear el instalador. La solución a este problema es tan sencilla como formatear la memoria en JHFS+ (Mac OS Extended Journaled).

Creando el Instalador de macOS

Para crear el instalador nos podemos valer de alguna que otra herramienta gráfica que nos pudiera ayudar, pero como programadores de pelo en pecho nos vamos por la terminal que al final es la vieja confiable.

Ya en la terminal nos apoyamos en una herramienta que nos facilita la propia Apple. Nos referimos al comando createinstallmedia el cual recibe varios parámetros:

  • –volume: La ruta al punto de montaje de la memoria flash (ya conectada). Esta será desmontada y borrada a favor de crear el instalador. 
  • –applicationpath: La ruta al instalador del sistema operativo (ya descargado) y desde el cual se creará el dispositivo de arranque. Este parámetro es actualmente opcional, pero en versiones como macOS Sierra y anteriores sí que era necesario, y sin él no hubiéramos podido arrancar (bootear) desde la memoria.
  • –nointeraction: Este parámetro es también opcional y evita que createinstallmedia nos pida confirmación al momento de borrar el dispositivo al que apunta el parámetro –volume.

El comando createinstallmedia toma la siguiente forma:

sudo /Applications/Install\ macOS\ Catalina.app/Contents/Resources/createinstallmedia --volume /Volumes/MyVolume

Esta sería la ejecución más sencilla y sin los parámetros opcionales –applicationpath y –nointeraction.

Ahora toca sustituir el valor de –volume por el correspondiente a nuestra memoria flash. En nuestro caso el comando final sería el siguiente:

sudo /Applications/Install\ macOS\ Catalina.app/Contents/Resources/createinstallmedia --volume /Volumes/MyFlashDrive –-nointeraction

Luego de tenerlo listo lo ejecutamos, escribimos el password de nuestro usuario local (el que usamos para hacer login) y esperamos:

Tras unos minutos regresa el prompt y en la salida podemos observar el proceso de creación, no hay errores así que todo ha ido bien.

Inicio de la Instalación de macOS

Lo único que nos queda por hacer es comenzar la instalación. Dicho esto ya podemos reiniciar la Mac e iniciar el sistema desde el USB para realizar la instalación limpia desde cero, no sin antes presionar la tecla Alt, hasta que se muestren los dispositivos de arranque y escojamos nuestra memoria flash con el instalador que acabamos de crear.

Conectarnos a la Wifi

El instalador de macOS no descarga el sistema de Internet, todo lo relacionado con macOS ya se encuentra en nuestra memoria. Aún así requiere de Internet a favor de obtener información específica para nuestro modelo de Mac, como por ejemplo actualizaciones de firmware.

Este paso no es obligatorio pero sí recomendado por Apple. Si decides cumplir con esto puedes conectarte a la red Wi-Fi usando el menú de la Wi-Fi que se nos muestra en el gestor de arranque, como podemos observar en la imagen superior, o bien aquel localizado en la esquina superior derecha de la barra superior, lógicamente ya dentro del instalador.

A partir de aquí el proceso es sencillo, el de siempre, sería formatear el disco interno del sistema como APFS, comenzar con el proceso de instalación y seguir las instrucciones correspondientes. Si por el contrario estos pasos no son tan trivial para ti pues déjame tu sugerencia en los comentarios y lo expando a favor de incluir el proceso completo.

Palabras Finales

Me gustaría agregar que todo esto que hemos hecho también aplicaría para actualizaciones menores y claramente no es obligatorio pasar al paso final de reiniciar e instalar nuevamente. Personalmente me gusta tener actualizado mi instalador a la última versión disponible.

Por esto cada vez que sale una actualización dígase la 10.14.1, repito el proceso nuevamente, en ocaciones puede que me salte alguna versión si veo que los cambios no son muy significativos, y así pudiera hacerlo nuevamente en la 10.14.5. De esta manera si necesito reinstalar el sistema operativo no tengo que regresar a la versión 10.14 para luego instalar todas las actualizaciones restantes.

En este punto y luego de lo anterior solo tocaría configurar nuestro entorno de trabajo en macOS.

Falta aún mucho por aprender en nuestro camino a convertirnos en iOS Developer. Suscríbete a nuestra lista de correo y síguenos en nuestras redes sociales. Mantente al tanto de todas nuestras publicaciones.

Espero que todo cuanto se ha dicho aquí, de una forma u otra le haya servido de aprendizaje, de referencia, que haya valido su preciado tiempo.

Este artículo, al igual que el resto, será revisado con cierta frecuencia en pos de mantener un contenido de calidad y actualizado.

¡Cualquier duda o sugerencia, ya sea errores a corregir o ejemplos a añadir, será más que bienvenida, necesaria!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer Más

RECIBE CONTENIDO SIMILAR EN TU CORREO

RECIBE CONTENIDO SIMILAR EN TU CORREO

Suscríbete a nuestra lista de correo y mantente actualizado con las nuevas publicaciones.

Se ha suscrito correctamente!